Oratorio de la Santa Cueva

Pablo 25 diciembre 2014 0


oratorio-de-la-santa-cueva_3622581

El Ministerio de Cultura lo declaró Monumento Histórico-Artístico de carácter Nacional en 1981. En cuanto a sus orígenes fue fundado como oratorio para ejercitantes; este oratorio de Cádiz, con antigüedad del siglo XVIII, específicamente del año 1771, consta de dos estancias, una superior o capilla alta, de extraordinaria riqueza y luminosidad, y otra subterránea o capilla baja de mayor austeridad y recogimiento, con un calvario de mármol obra de los señores Vaccaro y Gandulfo.

Detalles que pueden interesar

En la capilla alta se pueden apreciar, entre otras obras de igual relevancia, tres lienzos de Goya: La Santa Cena, La multiplicación de los panes y los peces, y La parábola de la boda del hijo del rey; los cuales vale recordar que estuvieron sometidos a restauración en el Museo del Prado durante el año 2000.

El oratorio fue consagrado al culto por el obispo Antonio Martínez de la Plaza en 1796; nadie niega que esta obra de los arquitectos Torcuato Cayón y Torcuato Benjumeda sea uno de las grandes exponentes de arquitectura neoclásica con concepto religioso en Andalucía.

El promotor del oratorio, el sacerdote José Saénz de Santamaría, marqués de Valde-Iñigo, enriqueció el templo con una pieza musical que acompañaba en la mañana del Viernes Santo, la predicación de las siete últimas palabras de Cristo. Dejó en encargo de dicha pieza a Joseph Haydn, que la tituló Las Siete Últimas Palabras de Nuestro Salvador en la Cruz.

Como te habrás fijado, sin importar el concepto, si laico o religioso, en España toda infraestructura evoca un estilo y un gusto muy bien marcado que interesa hasta a los menos versados en asuntos arquitectónicos. Sin importar el origen o las intenciones del arquitecto creador, hoy nuestras miradas se deleitan con las construcciones que manifiestan algún legado, como es el caso de este oratorio.